Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN i 



El día que Jesús murió 



\up^ 



Referencias: 

Mateo 27:34-56; 

Marcos 15:21-39; 

Lucas 23:26-49; 

Juan 19:16-30; 

El Deseado de todas 

las gentes, págs. 690-713. 



Versículo para 
memorízar: 

Tues Dios amó 

tanto al mundo, 

que dio a su Hijo único 

para que todo aquel 

que cree en él no muera, 

sino que tenga vida eterna'' 

(Juan 3:16). 



o 



Objetivos: 

Los alumnos: 
Sabrán que 

la muerte de Jesús 

es la demostración 

más grandiosa del amor 

de Dios por nosotros. 

Sentirán el deseo de 

mostrarles a otros 

lo mucho que Dios los ama. 

Responderán planificando 

y llevando a cabo 

una respuesta de amor 

a una necesidad real 

de otra persona. 



t> 



Mensaje: 

Servimos a Dios 
cuando compartimos 
su amor con los demás. 



Tema del mes 

Dios desea que mostremos a otros lo mucho que los ama. 

Resumen de la lección 

Jesús es llevado fuera de la ciudad al lugar de la ejecución 
donde será crucificado con dos ladrones. Los insultos y burlas 
continúan hasta el último momento. Durante las últimas horas 
en la cruz del Calvario, Jesús se siente abandonado por su 
Padre celestial y clama a él lleno de dolor. Finalmente, Jesús 
muere y la tierra tiembla en reacción a la muerte del Creador. 
Dios el Padre y todo el cielo sufren con Jesús. 

Esta es una lección acerca del servicio 

La historia de la crucifixión es el corazón de cualquier siste- 
ma de creencias cristianas. Es la máxima demostración del 
amor sin fin de Dios en favor de los pecadores. Es la esencia 
de la existencia, el tema de cada himno, cada sermón y cada 
oración. Y en el contexto del servicio, es el mensaje que debe- 
mos dar a otros; el evangelio de la gracia salvadora de Dios. 
Esto es lo que atrae a los pecadores a una forma de vida dife- 
rente: la historia eterna de Jesús muriendo en la cruz por ellos, 
sacrificándose por ellos, ofreciéndoles vida eterna. 

Para el maestro 

Tero este enorme sacrificio no fue hecho para crear en el 
corazón del Padre amor hacia el hombre, ni el deseo de salvar- 
lo. iNo, no! 'Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha 
dado a su Hijo unigénito' (Juan 3:16). El Padre no nos ama por 
el gran sacrificio, sino que proveyó el sacrificio porque nos 
ama. Cristo fue el medio por el cual él podía derramar su infini- 
to amor hacia el mundo caído... Dios sufrió juntamente con su 
Hijo'' (El camino a Cristo, pág. 10). 

"El inmaculado Hijo de Dios pendía de la cruz; su carne 
estaba lacerada por los azotes; aquellas manos que tantas 
veces se habían extendido para bendecir, estaban clavadas en 
el madero; aquellos pies tan incansables en los ministerios de 
amor estaban también clavados en la cruz; esa cabeza real 
estaba herida por la corona de espinas; aquellos labios temblo- 
rosos formulaban clamores de dolor. Y todo lo que sufrió -las 
gotas de sangre que cayeron de su cabeza, sus manos y sus 
pies, la agonía que torturó su cuerpo y la inefable angustia que 
llenó su alma al ocultarse el rostro de su Padre- habla a cada 
hijo de la humanidad y declara: por ti consiente el Hijo de Dios 
en llevar esta carga de culpabilidad; por ti saquea el dominio 
de la muerte y abre las puertas del Paraíso" (El Deseado de todas 
las gentes, pág. 703). 

Decoración del aula 

Ver la lección n° 1. 



26 LECCIÓN TRES 



SERVICIO 



Deiarrollo del pro^rdma 



Sección 

Bienvenida 



Minutos 

permanente 



Actividades 

Reciba a los alumnos 
a la entrada. Escuche 
sus problemas o motivos 
de gozo 



Materiales necesarios 



Ninguno 



O 



« 



o 



Actividades 


hasta 10 


A.dCóíTio obra el amor? 


Mesa, bolsas de papel, cartel con las 


preliminares 






palabras "¿Cómo obra el amor?", varios 
objetos (ver la actividad) 






B. Posesión preciosa 


Una posesión valiosa (opcional), papel y 
lápices de colores de cera (opcional) 


Oración y alabanza 


hasta 10 


Compañerismo 


Ninguno 






Cantos 


Ver pág. 29 






Misiones 


Folleto Misión para niños 






Ofrenda 


Recipiente para la ofrenda 






Oración 


Ninguno 



Lección bíblica 



hasta 20 Experimentando la Cruz de madera, mesa, martillo, clavos 

historia pequeños, lámina o figura de fieltro de 

Jesús, o silueta de Jesús que quede con 
la cruz, cartel con las palabras 'Jesús, 
Rey de los judíos" 
Versículo para memorizar Himnario infantil 
Estudio de la Biblia Biblias 



vS Aplicando la 
^^ lección 



hasta 15 Dramatizaciones 



Ninguno 



^^P Compartiendo la 
^^ lección 



bastáis Jesús me ama 



Jesús te ama 



Ninguno 

Patrón de la tarjeta 'Jesús te ama 
mucho" (ver pág. 114), materiales para 
actividades artísticas 



En cualquier momento del programa se puede orar o alabar a Dios con un canto 



LECCIÓN TRES 27 



ENSENANDO lA LECCIÓN 



Necesita: 

• mesa 

• bolsa de papel 
para cada 
alumno 

• cartel con las 
palabras 
"¿Cómo obra 
el amor?'' 

• varios objetos 
(ver la activi- 
dad) 



Necesita: 

• una posesión 
valiosa (opcio- 
nal) 

• papel y lápices 
de colores de 
cera (opcional) 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a sus alumnos en la puerta de entrada. Pregúnteles cómo 
han pasado la semana, qué cosas buenas les sucedieron o qué problemas enfren- 
taron. Escúchelos repetir el versículo para memorizar de la semana pasada y aní- 
melos a contar una experiencia de su estudio de la lección de la semana pasada. 
Comiencen con la actividad preliminar que usted haya elegido. 



o 



Actividades preliminareí 



Seleccione la actividad o actividades más apropiadas para su situación. 

A. ¿Cómo obra el amor? 

Coloque con anticipación un objeto en cada bolsa de papel (una bolsa para 
cada alumno) y ponga todo en una mesa. Coloque arriba de la mesa un cartel con 
las palabras ''¿Cómo obra el amor?'' Pida a cada alumno que tome una bolsa de 
papel y mire dentro. Diga a sus alumnos: Cuando saquen el objeto que está den- 
tro de la bolsa, digan a la clase cómo pueden usar ese objeto para compartir el 
amor de Dios con alguien. 

[Objetos sugerentes: pañuelo (para secar las lágrimas de un bebé), agujas de 
tejer (para tejer algo para alguien), libro (leerle un libro a alguien, etc.), vaso de plásti- 
co (darle a alguien de beber), rebanada de pan, lápiz, libreta, esponja, brocha, etc.]. 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: ¿Fue fácil pensar cómo po- 
dían usar ese objeto de su bolsa para compartir con otros el amor de Dios? 
¿Cómo se sienten cuando piensan en Jesús ayudando a otros? ¿Piensan que 
fue fácil para Jesús encontrar formas de ayudar a los demás? ¿Cuál fue la 
forma más grandiosa como nos ayudó a todos? (Murió en la cruz). Nuestra his- 
toria bíblica de hoy trata exactamente de eso: la forma como Jesús se sacrificó 
a sí mismo por nosotros para que pudiéramos tener vida eterna. Dios el Padre 
también se sacrificó al permitir que su único Hijo muriera por nosotros. De 
eso se trata nuestro versículo para memorizar. Nos dice: 'Pues Dios amó tanto 
al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no 
muera, sino que tenga vida eterna' (Juan 3:16). Cuando hacemos cosas buenas 
en favor de los demás, estamos compartiendo con ellos el amor de Dios y su 
sacrificio. El mensaje de hoy es: 

I — \ SERVIMOS A DIOS CUANDO COMPARTIMOS SU AMOR CON LOS 
^^ — y DEMÁS. 

Díganlo conmigo. 

B. Posesión preciosa 

Traiga a la clase su más preciada posesión (puede ser una persona). Muéstrela 
o pásela si es posible, para que la vean, explicando por qué es tan valiosa para 
usted. Distribuya entonces el papel y los lápices de colores de cera. Pregunte a sus 
alumnos: ¿Cuál es su posesión más valiosa, aquello que es más importante 
para ustedes? Conceda a sus alumnos unos minutos para que dibujen su 
posesión más preciada y hablen acerca de ello. Después que terminen de dibu- 
jar, pida a cada alumno que explique su dibujo. Diga a sus alumnos: Den su dibu- 
jo a la persona que está a su derecha. Cuando todos hayan pasado su dibujo a la 
persona a su derecha, diga: Ahora quiero que rompan el dibujo que tienen en 
su mano. Los alumnos probablemente se van a molestar. 



28 LECCIÓN TRES 



Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: ¿Cómo se sintieron cuando la 
persona a la que le dieron su dibujo lo rompió? (enojado^ molestO; sorprendido) 
¿Era ese dibujo tu posesión más querida? Jesús era la posesión más valiosa y 
querida de Dios Padre. Pero él envió a Jesús a morir por nosotros. ¿Pueden 
imaginar cómo se sintió Dios cuando los soldados azotaron a Jesús y lo clava- 
ron en la cruz? (triste^ dolidO; molesto). Dios hizo un enorme sacrificio cuando 
le permitió a su Hijo único que muriera para salvarnos. ¿Por qué hizo eso? 
Nuestro versículo para memorizar dice: 'Pues Dios amó tanto al mundo, que 
dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que 
tenga vida eterna' (Juan 3:16). Nuestra historia bíblica de hoy habla de cómo 
hizo Jesús ese sacrificio grandioso por nosotros para que pudiéramos tener 
vida eterna. El mensaje de hoy es: 

[ \ SERVIMOS A DIOS CUANDO COMPARTIMOS SU AMOR CON LOS 
^ — y^ DEMÁS. 

Díganlo conmigo. 




í 



d- 





Oración y alabanza 




en 
fomento 



Compañerismo 

Si es apropiado Informe los problemas o pesares y los motivos de gozo de los alum- 
nos, según lo expresaron al entrar. Permita que sus alumnos comenten sus experiencias 
con el estudio de la lección de la semana pasada y repase el versículo para memorizar. 
Celebre los cumpleaños, acontecimientos especiales y logros de sus alumnos. Dé una 
cordial bienvenida a todos los visitantes. 



Cantos sugerentes 

Tos niños necesitan un Salvador'' (Alabanzas infantiles, n° 76). 

Tanto el gran amor'' (Himnario adventista, n° 129). 

'Te quiero, te quiero" (Himnario adventista, n° 144). 

"Amigo tu amas a Cristo" (canto conocido). 

"Comprado con sangre por Cristo" (Himnario adventista, n° 294). 



Misiones 

Cuente una historia del folleto Misión para niños. Enfatice la humildad al servir a otros 
y mostrar de ese modo el amor de Dios. 



Ofrenda 

Diga a sus alumnos: Cuando damos nuestra ofrenda, aunque 
sea muy sencilla, compartimos el amor de Dios con otros. 



Necesita: 

• recipiente para 
la ofrenda 



Oración 

Dé gracias a Dios por amarnos tanto como para venir a morir por nosotros. Pídale 
que ayude a todos a compartir su amor con los que nos rodean. 



LECCIÓN TRES 29 



o 



Necesita: 

• cruz de made- 
ra 

• mesa 

• martillo 

• clavos peque- 
ños 

• lámina o figu- 
ra de fieltro de 
Jesús, o silueta 
de Jesús que 
se acomode a 
la cruz. 

• Cartel que 
diga: Jesús, 
rey de los 
judios. 



Lección bíblicA 



Experimentando la historia 

Escenario: Prepare con anticipación un 
cartel que quede encima de la cruz y 
diga: 'Jesús, Rey de los judíos^ Prepare 
también una ilustración o figura de fiel- 
tro de Jesús que pueda quedar bien en 
la cruz. 

Lea o cuente la historia 

¿Recuerdan la historia de la sema- 
na pasada cuando llevaron caminando 
a Jesús hasta el monte donde iban a 
crucificarlo? Un hornbre llamado 
Simón, que era de África y estaba visi- 
tando la ciudad ese día, fue forzado a 
cargar la cruz de Jesús. (Señale hacia la 
cruz de madera.) iQué gran ayuda pro- 
porcionó Simón a Jesús! Seguro que si 
hubiera podido detener la ejecución, lo 
habría hecho. Pero no pudo hacerlo, 
así que por lo menos ayudó a Jesús a 
hacer lo que le era muy difícil en esos 
momentos. 

Simón llevó la cruz hasta un monte 
llamado Calvario. Allí depositó la cruz en 
el suelo. (Coloque la cruz sobre una mesa.) 
Ya estaban alzadas otras dos cruces, con 
un ladrón crucificado en cada una de 
ellas. Había un lugar esperando por 
Jesús en medio de esas dos cruces. Los 
soldados reían y se burlaban de Jesús. 
Clavaron un cartel en la cruz en el lugar 
donde estaría la cabeza de Jesús, que 
decía: 'Jesús, Rey de los judióse (Clave el 
cartel en la cruz.) Entonces hicieron recos- 
tarse a Jesús sobre la cruz. (Coloque la 
figura o la silueta de Jesús sobre la cruz) y 
comenzaron a hacer algo terrible. 

Necesito algunos ayudantes. Es algo 
tan horrible que no sé cómo voy a 
poder hacer esto. (Invite a algunos volun- 
tarios para que vengan al frente a sostener 
la cruz mientras usted clava los clavos.) Los 
soldados no ataron a Jesús a la cruz 
como lo hicieron con los ladrones. No, 
ellos clavaron a Jesús a la cruz. Primero 
clavaron grandes clavos en las muñecas 
de las manos de Jesús (hágalo en la figu- 



ra) y luego le juntaron los pies y los cla- 
varon a la parte de abajo de la cruz 
(hágalo). 

Luego levantaron la pesada cruz y 
la hicieron caer fuertemente en un 
hoyo que habían preparado. (Levante la 
cruz.) ¿Piensas que eso lastimó mucho 
las manos y pies de Jesús? (Asienta con 
la cabeza.) 

vAlgunas de las personas que esta- 
ban presentes se burlaban de Jesús. 
Otros le gritaban: -iSi eres Hijo de 
Dios, sálvate a ti mismo y bájate de la 
cruz! Lo tentaron con la idea de hacer 
un milagro en su favor. Pero, ¿qué te- 
nían de especial los milagros de Jesús? 
Que Jesús nunca hizo un milagro para 
su propio beneficio. Siempre los hizo 
para ayudar a otros. Nunca hizo un 
milagro para ayudarse a sí mismo. 

Recuerda, Jesús había estado de 
pie toda la noche durante su juicio. Te 
puedes imaginar lo cansado y ham- 
briento que estaba. Sufría tremendos 
dolores, casi no podía respirar y estaba 
desnudo. ¿Y saben, algunas de estas 
personas se sentaron a esperar y ver 
cuánto tiempo le tomaba morirse? 

La muchedumbre contemplaba a 
Jesús preguntándose qué iba a pasar. 
Algunos de ellos le gritaban. Hasta los 
ladrones que estaban a su lado le pidie- 
ron que hiciera un milagro para que se 
salvaran los tres. Pero entonces, uno de 
los ladrones le dijo al otro: -Nosotros 
merecemos lo que nos está pasando, 
pero este hombre no ha hecho nada 
malo. Y le dijo a Jesús: -Acuérdate de mí 
cuando vengas en tu reino. Jesús le pro- 
metió al ladrón que así lo haría. 

Jesús hizo otra cosa en favor de 
otros antes de morir. Le pidió a su discí- 
pulo Juan que cuidara de María, su 
madre, y la tratara como a su propia 
madre. Y Juan aceptó hacerlo. 

Los soldados se sentaron a esperar 
que Jesús muriera. 

De pronto, el sol desapareció. 
Estaba tan oscuro como si fuera la 
medianoche. Y así estuvo por tres 
horas. Jesús se sentía tan solo como te 
sentirías tú si tus padres te hubieran 
cerrado la puerta '^en las narices'' y te 



30 LECCIÓN TRES 



hubieran dejado afuera. Sintió la ver- 
güenza que todos sentimos cuando 
liacemos algo malo, porque él llevó 
todos nuestros pecados y la culpa de 
todos nosotros. 

Finalmente, y a través de la oscuri- 
dad, la gente escuchó que Jesús decía: 
-Padre, en tus manos encomiendo mi 
espíritu. Y luego murió. 

iDe pronto hubo un gran terremo- 
to! La gente se arrojaba al suelo asusta- 
da. Se abrieron algunas tumbas y resu- 
citaron algunos muertos. En el templo, 
el velo que separaba al lugar santo del 
lugar santísimo se rompió de arriba 
hacia abajo. 

Los soldados romanos que se 
encontraban al pie de la cruz miraban 
la escena asombrados. 

-Verdaderamente, éste era el Hijo 
de Dios -dijeron. 

Dios el Padre y todo el cielo esta- 
ban mirando y llorando. ¡Dios amaba 
mucho a su Hijo! Fue muy difícil para 
Dios ver sufrir y morir a su propio Hijo. 
Pero Dios amó tanto a este mundo, 
que estuvo dispuesto a hacer ese gran- 
dioso sacrificio para salvarnos. 



Versículo para memorízar 

Anote las palabras del versículo 
para memorizar donde todos puedan 
verlas: 'Pues Dios amó tanto al 
mundo, que dio a su Hijo único, para 
que todo aquel que cree en él no 
muera, sino que tonga vida etorna' 
(Juan 3:16). 

Enseñe a sus alumnos el canto 
'Juan 3:16^ ''De tal manera amó'' si 
todavía no se lo saben. Pídales que 
comparen las palabras de este himno 
con las del versículo para memorizar y 
noten las diferencias. Pregunte a sus 
alumnos: ¿Es el mismo mensaje? (Sí, 
las palabras pueden ser un poco dife- 
rentes, pero el mensaje es el mismo.) 

Enseñe el versículo para memorizar 
como una lectura coral. 



Niñas: 


'Pues Dios amó tanto 




al mundo 


Niños: 


que dio a su Hijo 




único. 


Niñas: 


para que todo aquel 




que cree en él 


Niños: 


no muera, sino que 




tonga vida etorna' 


Todos 


(Juan 3:16) 



Necesita: 

• himnarios 
infantiles 



Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿En qué pensaba Jesús 
mientras estaba en la cruz? (En su 
madre María, en sus discípulos, en per- 
donar a los que lo maltrataban, etc.) 
¿En qué estaban pensando mientras 
sostenían la cruz para que yo clavara 
en ella la figura de papel? ¿Piensan 
que Jesús habría pasado por todo ese 
dolor y sufrimiento y luego tratara 
de que no fuéramos al cielo? (No.) 
¿Quiere Jesús que todos vayamos 
allá? ¿Estás dispuesto a hacer peque- 
ños sacrificios para compartir el 
amor de Dios con los demás, después 
de ver el sacrificio tan grande que 
Dios ha hecho por ti? 

¿Recuerdas nuestro mensaje de 
hoy? Vamos a decirlo juntos: 



t:> 



SERVIMOS A DIOS CUANDO 
COMPARTIMOS SU AMOR 
CON LOS DEMÁS. 



Estudio de la Biblia 

Diga a sus alumnos: Vamos a bus- 
car algunos textos bíblicos para des- 
cubrir razones por las cuales Jesús 
murió. Ayude a sus alumnos a encon- 
trar y leer Romanos 5:7 y 8 y Efesios 
1 :7 y 8. ¿Qué dicen estos textos con 
respecto a lo anterior? (Jesús murió 
para salvarnos del pecado porque nos 
ama; era la única manera de deshacerse 
del pecado para siempre.) ¿Nos amó 
Dios lo suficiente como para enviar y 
sacrificar a su Hijo por todos nosotros, 
los pecadores? ¿Por qué Dios nos ama 
tanto? ¿Desea Dios que todos sepan 
que los ama? (Sí.) Cuando le dices a 
otros que Dios los ama, estás sirvien- 
do a Dios. Él desea que todos sepan 
del amor que tiene por ellos. Vamos a 
decir juntos nuevamente nuestro 
mensaje de hoy: 



|V 1^ SERVIMOS A DIOS CUANDO 

COMPARTIMOS SU AMOR 
CON LOS DEMÁS. 




o 



LECCIÓN TRES 31 



o 



AplicAndo Ia 
lección 



Dramatízadones 

Forme cuatro grupos de alumnos y 
dele a cada grupo una de las siguientes 
situaciones para que la dramaticen a 
manera de mimos (actuar sin decir 
palabras). Conceda tiempo para que los 
grupos se pongan de acuerdo. Diga a 
sus alumnos: Jesús desea que sirva- 
mos a los demás así como él lo hizo; y 
él llegó hasta el extremo del sufri- 
miento y el dolor al servirnos. 
Servicio significa 'amor en acción" o 
'amor que obra'. ¿Qué podemos 
hacer en nuestro vecindario para 
ayudar a otros a saber que Dios los 
ama? ¿Qué podemos hacer para que 
sepan que nosotros los amamos tam- 
bién? Vamos a verlo: 

1. Un irritante hermano pequeño 
de alguien siempre está tratando de 
seguir a los niños más grandes del 
vecindario y que lo incluyan en sus jue- 
gos. El grupo decide dejarlo que juegue 
con ellos a las escondidas. 

2. Tú y tu familia están caminan- 
do juntos cuando ves un patio muy 
descuidado que necesita arreglos. 
Sabes que en esa casa vive una pobre 
anciana sola. El patio es muy grande, 
los arbustos necesitan que los poden y 



hay muchas malezas creciendo entre 
las flores. Tu familia decide ayudar a la 
anciana con el trabajo del patio. 

3. Tus vecinos te dicen que se van 
de vacaciones. Les ofreces recogerles la 
correspondencia todos los días y darle 
de comer y llevar a caminar a su perro. 
Se sienten felices de tu oferta y la acep- 
tan. Haces lo mejor que puedes. Te dan 
las gracias muy contentos cuando 
regresan a su casa. 

4. Tienes una amiga a la que se le 
acaba de morir su abuelo. Le haces 
una tarjeta con un dibujo muy colorido 
en el frente. Por dentro anotas un versí- 
culo de la Biblia. Se lo das al día 
siguiente en la escuela. Eso la hace 
sonreír. 



Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿Son éstas, buenas mane- 
ras de compartir el amor de Dios? 
¿Pueden pensar en otras formas de 
darlo a conocer entre las personas 
que no conocen a Jesús? Podemos 
dar a conocer el amor de Dios al 
hablarle a otros acerca de Jesús y 
mostrarles que Dios los ama y uste- 
des también. Cuando hacen cualquie- 
ra de estas cosas pueden saber que: 

IV K SERVIMOS A DIOS CUANDO 

l^ y COMPARTIMOS SU AMOR 

^ CON LOS DEMÁS. 



32 LECCIÓN TRES 



o 



Cempartiende la 
lección 



Jesús me ama 

Diga a sus alumnos: Hay un 
himno que todos sabemos y que nos 
dice que Jesús nos ama. Este canto es 
muy especial en el lenguaje de señas 
que usan los sordomudos, porque el 
símbolo que se usa para Jesús señala 
a las huellas de los clavos en sus 
manos. Demuestre los slqulentes sím- 
bolos: 

Jesús Tocarse la palma de la 

mano derecha con el dedo 
medio de la mano izquier- 
da; y luego la palma de la 
mano izquierda con el 
dedo medio de la mano 
derecha. 

me Señalar. 

ama Cruzar los brazos sobre el 
pecho. 

Diga a sus alumnos: Ahora vamos 
a cantar ese himno. ''De su trono, mi 
Jesús'' (Himnario adventista, n° 514). 
Hagan los ademanes mientras cantan 
el coro. 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos: ¿Conocen 
a alguien que no sabe de Jesús? 
Pueden cantarle este canto y hacer 
los ademanes. Si lo hacen, estarán 



sirviendo a Dios al compartir su 
amor con los demás. Vamos a repetir 
nuevamente nuestro mensaje de 
hoy: 

IV K SERVIMOS A DIOS CUANDO 

(^ y COMPARTIMOS SU AMOR 
^ CON LOS DEMÁS. 

B. Jesús te ama 

Prepare copias con anticipación del 
patrón "Jesús te ama" (ver pág. 114) 
para cada alumno. Diga a sus alumnos: 
Dibuja por favor una cruz como 
aquella en la que Jesús murió, arriba 
de las palabras Jesús te ama tanto, 
que murió para salvarte'. 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos: ¿Conocen 
a alguien que no sepa de Jesús? 
Lleven este dibujo a su casa y envíalo 
a alguien que no conozca a Jesús. 
Cuando lo hagan, estarán sirviendo a 
Dios al compartir su amor con los 
demás. 

Vamos a repetir nuevamente 
nuestro mensaje de hoy: 



|V K^ SERVIMOS A DIOS CUANDO 

COMPARTIMOS SU AMOR 
CON LOS DEMÁS. 



o 



Clausura 

Ore para que Dios bendiga a sus 
alumnos al dar conocer a Jesús entre 
aquellos que todavía no han oído de 
él. 



Necesita: 

• patrón de 
''Jesús te ama'' 
(ver pág. 114) 

• papel 

• materiales 
para activida- 
des artísticas 



LECCIÓN TRES 33